OK Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información
VER TODOS LOS ARTÍCULOS
Mª del Mar Ferré
Inmaculada Rodríguez

COVID-19: CREAR NUEVAS RUTINAS, ENFOCAR EN POSITIVO. ¡TODO VA A IR BIEN!

p1e3cui55o1hp10kln19dtc1lb44.jpg

Acabo de encender la televisión y la primera frase que he oído es “van a morir muchas personas, vamos a morir muchas personas” y lo tremendo del caso es que esa frase la ha pronunciado un catedrático de comunicación!!!
Puedo imaginarme la cara que habrán puesto muchos niños al oír esta frase.

Estos días, a todas horas y en todos los programas, hemos podido escuchar informaciones y opiniones, unas prudentes y otras que contribuyen a aumentar más el pánico. El problema es que, durante estos quince días, los niños pasarán más tiempo en casa y, por tanto, escucharán también estas informaciones. 

Considero que tendríamos que informar a nuestros hijos en la medida de su capacidad de “digestión”. Yo, por mi parte, intento quitarle hierro a la situación no sin dejar de concienciarle de que es una tarea común, un esfuerzo individual y colectivo por aplicar las medidas que vayan pautando las autoridades sanitarias, algunas de ellas tan simples como lavarse las manos con frecuencia (Bueno….puede que, a partir de ahora, muchos de nuestros hijos lo interioricen y lo hagan!) y otras que requieren de un esfuerzo mayor. 

Esta situación supone una ruptura de nuestras rutinas y de las de nuestros hijos, que, al no tener colegio ni extraescolares, se plantean la situación como unas vacaciones extras y, como no es aconsejable reunirse con el grupo de amigos, creen que se pueden pasar un montón de horas viendo la tele o jugando con la consola, el móvil o la Tablet.

Mientras dure esta situación, hemos de tener en cuenta que los niños necesitan tener rutinas establecidas, tener orden en sus vidas y actividades a realizar. Si las rutinas habituales no son posibles, hemos de inventarnos otras nuevas y establecer unos horarios de actividades: Hora de levantarse, horas de estudio, colaborar en las tareas domésticas (cada uno según su edad), ayudar en la cocina, buscar en internet una receta para hacer juntos un pastel, etc. Seguro que todos nos hemos lamentado en alguna situación que no disponemos del suficiente tiempo para compartir con ellos. Aprovechemos esta ocasión, aquellos que tengan que quedarse en casa, para dedicar un rato a jugar, pintar, cocinar, leer, escuchar música, sumarnos a la fantástica iniciativa nacida en Italia de pintar y colgar un cartel en el balcón en el que ponga “todo va a ir bien” e incluso planear un viaje en el futuro cuando la situación sanitaria lo permita, es decir, transmitir que hay futuro!!!!

andra_tutto_bene_1.jpg

He oído el comentario de niños muy pequeños de que “el coronavirus es un bicho muy malo que mata a mucha gente”, Muchos niños, especialmente los más sensibles, están viviendo con grandes dosis de ansiedad esta situación, porque se añade a la angustia previa por el huracán Gloria, por las consecuencias del cambio climático, etc…Han sido situaciones encadenadas, muchos niños no se han quedado con que podemos parar entre todos el desastre medioambiental, no han captado el mensaje en positivo de que también está en su mano, de que todos podemos poner nuestro granito de arena…en esta situación y en muchas otras de nuestra vida.

Las redes sociales contribuyen en ocasión a informar y a fomentar la concienciación de todos y cada uno de nosotros, pero también en muchas más ocasiones contribuyen a “intoxicar” y a propagar informaciones repetitivas, negativas que sólo sirven para sembrar el pánico y aumentar la angustia. Suerte que, de vez en cuando, algunos le ponen sentido del humor y ocurrencia y contribuyen a bajar el nivel de tensión.

Desde mi punto de vista sería conveniente: Limitar la información a su capacidad de asimilación, que la información la reciban estando nosotros presentes para poder analizarla y sobre todo crear nuevas rutinas, hacer nuevos proyectos y transmitir que esta situación es provisional, que vamos a solucionarla entre todos y que, como la vida va a seguir después del coronavirus, hay que seguir estudiando, haciendo los ejercicios de la terapia en casa,  jugando y haciendo proyectos de futuro.

El miedo y la incertidumbre no son buenos aliados sde la salud, sino que contribuyen a que no nuestro sistema inmunitario no funcione al cien por cien, por tanto, aunque resulte difícil, hemos de racionalizar y canalizar nuestros propios miedos (en la medida de lo posible) e intentar transmitir una actitud positiva ante la vida en general y frente a esta situación sanitaria en particular.


Mª del Mar Ferré
Inmaculada Rodríguez
Publicado 14 de marzo de 2020