ARTÍCULOS PUBLICADOS
Avanzando hacia una concepción interdisciplinar del desarrollo infantil
PATRONES FUNDAMENTALES DEL DESARROLLO NEURO-SENSO-PSICOMOTRIZ
LOS NIÑOS DIESTROS CONTRARIADOS
LA VUELTA AL COLEGIO Y LAS INFECCIONES
EL DISTRÉS INFANTIL. Más allá del estrés fisiológico
La importancia del sueño en el desarrollo
El que escribe es el Cerebro, no es la mano
LA OTRA CARA DE LA HIPERACTIVIDAD
REFLEXIONES ACERCA DE NUESTRA BIOLOGÍA
¿EL CEREBRO ES NUESTRO VEHÍCULO O ES EL CONDUCTOR?
IMPORTANCIA FUNCIONAL DEL CUERPO CALLOSO.
¿ SABÍA QUÉ ... / RECUERDE QUE ...
LAS SIGLAS: ¿UNA REFERENCIA O UNA LOSA?
TDA-H: ¿LA SOLUCIÓN ES UNA PASTILLA O UN ABORDAJE MULTIDISCIPLINAR?
LA PREVENCIÓN DEL DESARROLLO NEUROSENSIPSICOMOTRIZ, ¿GARANTÍA DE ÉXITO ESCOLAR?
DIDÁCTICA Y MODELOS DE PROCESAMIENTO CEREBRAL DE LA INFORMACIÓN
28.3.16 LOS NIÑOS NO PUEDEN COGER LA BAJA
JUNIO 2016 LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN Y/O LA INDIGESTION
8 de Noviembre de 2016 ¿Es fundamental que el niño integre su lateralidad para adquirir el aprendizaje?
 
 ARTÍCULO SELECCIONADO
NACIDOS EN 2016
DRA. MAR FERR� RODR�GUEZ | marferre@jorgeferre.com
26/1/2016
 

                                                       

NACIDOS EN 2016

 

¡FELICIDADES a todas las familias que han tenido un bebé en 2016 o vayan a tenerlo en 2017!


El INE todavía no ha publicado el número de nacimientos total del año 2016. En el primer semestre hubo 195.555 nacimientos y, un año más, la tasa de natalidad ha disminuido.

Más allá de consideraciones sociológicas, quiero, con estas líneas, recordar a todas aquellas familias que han tenido un bebé en el 2016 o vayan a tenerlo en el 2017, la importancia del primer año de vida, es trascendental para el desarrollo posterior.

Partimos de la base de que la biología nos regala la evolución y, en parte, es verdad. Gracias a la activación de nuestros sistemas, el bebé pone en marcha las respuestas adaptativas necesarias para la supervivencia.


Nos preocupamos por seguir correctamente las indicaciones sobre alimentación, sueño, calendario de vacunaciones, etc…y, por supuesto, si presenta algún problema de salud, pero hay aspectos del desarrollo que dejamos, tal vez, un poco descuidados, pensando que la biología sabrá cómo actuar.

Es cierto que los primeros meses pueden ser complicados y requieren un período de adaptación por parte de todos, del bebé y del resto de la familia.  Hay padres que acuden a la consulta desesperados porque el bebé presenta cólicos del lactante que no se resuelven y que crean un círculo vicioso, porque remiten con una nueva toma, pero luego se intensifican y especialmente las madres que dan lactancia natural a sus hijos, se ven a sí mismas con el bebé “enganchado a su pecho” día y noche, lo cual conlleva un nivel de agotamiento y de estrés considerables, que puede trasladarse al resto de la familia.


También son muy frecuentes las alteraciones de los ritmos de vigilia/sueño y, en mi opinión, más allá de “dejar que el bebé llore hasta que se canse”, hay que concederle tiempo y facilitarle la adquisición de unos correctos hábitos y ritmos tanto de alimentación como de sueño y detectar si existe alguna causa que esté provocando la alteración del sueño.
 
Muchas de estas alteraciones de sueño del bebé, además de los cólicos, que insistimos que son muy frecuentes, pueden deberse a la ocupación del oído por líquido amniótico, que no ha conseguido drenar y que le resulta muy molesto.

Pero, una vez resueltos estos problemas iniciales, entre los 2 y los 3 meses, es muy importante empezar a facilitarle el correcto desarrollo neuro-senso-psicomotriz, que va a ser fundamental en etapas posteriores, hasta el punto de que, cuando no se ha completado correctamente, tendremos que retomarlo para lograr una correcta organización neurofuncional, que facilite el acceso a los aprendizajes. Entre los 2 y los 3 meses, es conveniente darle al bebé la oportunidad de poder estar en el suelo, no se trata de tenerlo todo el día en el suelo, sino ratitos de ¼ de hora, por ejemplo, a lo largo del día. El suelo deberá estar protegido con una alfombra para que no se enfríe y, si la temperatura ambiente también es la adecuada, no tenemos que preocuparnos, no se va a resfriar!


Cuando está en el suelo, hemos de colocarlo boca arriba
, porque que si lo ponemos boca abajo, aunque ya haya logrado el sostén cefálico, la postura no le resultará cómoda todavía. No necesita un montón de juguetes para estimularlo, pero sí nuestra compañía en algunos momentos, algún juguetito que no entrañe peligro y su cuerpo serán suficientes.

Si le permitimos estar en el suelo, aprenderá a darse la vuelta de boca arriba a boca abajo, las primeras experiencias son algo torpes, pero las irá perfeccionando.

Al nacer, si todo va bien, la genética nos ha regalado una información, que, no obstante, tenemos que activar mediante el movimiento. Los cambios de etapas son procesos fisiológicos y si los facilitamos, conseguiremos que el niño vaya madurando desde el punto de vista neurológico e integrando los reflejos primitivos, que la genética nos ha regalado para que sea posible la supervivencia, pero que luego deben integrarse y dar paso a otros estadios evolutivos.


Cada etapa del desarrollo del primer año de vida tiene su función, pero luego deben dar paso a otras respuestas más evolucionadas. Y la siguiente etapa para un niño que haya tenido la posibilidad de estar en el suelo será la del arrastrado. Esta etapa puede prolongarse en el tiempo si el niño ha conseguido un control fantástico o, por el contrario, ser muy breve y dar paso enseguida al gateo. La edad de aparición es muy variable, entre los 6 meses en los casos más precoces y los 11, en los que demoran más la puesta en marcha, como referencia media, podríamos contar como correcto entre los 8 y los 9 meses.

El gateo es una etapa preciosa, pero… realmente agotadora para los padres y cuidadores, el espacio de su alfombra se ha quedado pequeño y necesita ampliar horizontes y un espacio mucho mayor. El gateador experto hace suya toda la casa y, por eso, hay que poner ciertas limitaciones de acceso, por ejemplo a la cocina para evitar peligros.

Son muchos años insistiendo en la importancia del gateo en las visitas, en nuestros libros, en los cursos para profesionales, pero, a pesar de ello, todavía acuden a la consulta niños que no han tenido la oportunidad de gatear y que el haberse saltado una etapa tan trascendental de su desarrollo está teniendo repercusiones negativas en su organización motriz (niños torpes, que se caen con frecuencia, inseguros) y también en la adquisición de a los aprendizajes, recordemos que, entre el final de la etapa de arrastrado contralateral y el inicio del gateo, empiezan a madurar las conexiones responsables de la visión binocular y la escucha estereoaural, por ejemplo. Al igual que el arrastrado, el gateo debe pasar por la etapa homolateral y contralateral.

Con frecuencia, veo en la consulta bebés que gatean incorrectamente, pero como “gatean”, se da por bueno y no es así, es necesario gatear correctamente y, cuando el gateo no es correcto, hay que valorar por qué es e intentar corregirlo. No es lo mismo un gateo simétrico y bien organizado que un gateo asimétrico, en el que se anule, por ejemplo, una de las extremidades. En algunas tablas de desarrollo, aceptan el “culeteo” (desplazamiento sobre las nalgas) como una forma de gateo, pero en nuestra opinión sería completamente anómalo ya habría que corregirlo.

El gateador que domina el movimiento y es un experto tiene una cara de felicidad indescriptible, ¡el mundo es suyo! Hay bebés que se encuentran tan cómodos, que no tienen ninguna prisa por ponerse de pie o por iniciar la deambulación, prologando la etapa del gateo hasta los 15 meses tranquilamente, cosa que entraría perfectamente dentro de los fisiológico. En general, en esta etapa, ya suelen empezar las comparaciones y las prisas, “¿ah, el tuyo no anda todavía?” ¡Y si el bebé está bien, sano, gatea perfectamente, ha empezado a desarrollar el lenguaje, pues ningún problema!



Muchas veces, la presión ambiental, las referencias de turno carentes de conocimiento, hacen que algunos padres se precipiten e induzcan la deambulación y, a lo mejor, el niño no está preparado, no lo está su columna vertebral, ni sus piernas y podemos correr el riesgo no sólo de estropear su espalda y de que sus piernas se arqueen, sino de que se produzca un cambio en su carácter, hay niños que, tras una deambulación forzada, sin estar preparados, han cambiado bruscamente de humor, han vuelto a tener problemas de sueño, a mostrar mayor inquietud, etc… 
La sedestación tampoco debe ser forzada. Es una postura a la que el bebé debe llegar de forma autónoma, normalmente desde la posición de arrastrado o gateo. Una sedestación forzada, inmoviliza al bebé que no puede abandonar esa posición de forma autónoma y fuerza la espalda, que puede no tener todavía el suficiente tono.

Así pues, si han tenido un bebé en 2016, especialmente a finales de año, les aconsejamos que disfruten con él de la fantástica y divertida etapa de suelo. Le estarán brindando la mejor oportunidad para el futuro y para su desarrollo.















Dra Mar Ferré
Col. Nº35398
Publicado en Enero 2017